miércoles, 24 de septiembre de 2008

Descripción de un Gato


Quién no se ha preguntado al ver a un felino, ¿eres real? parece un ser diferente, su cuerpo pequeño, tibio, con pelaje brillante, suave. Aun no saben el por qué de su ruido seductor (ronroneo), te mira fijamente mientras dilata sus pupilas, parecen puntos negros perfectos... respira lentamente, esperando el momento oportuno para saltar y morderte en el cuello, o en las muñecas. A ella, a veces le da por echarse sobre mi pecho, entonces tengo oportunidad de mirarla de cerca, muy de cerca, miro ese corazón rosado que se mueve porque huele todo lo que hay, y lo que ya no esta, también sus orejas se alistan como antenas, seguidas de sus bigotes, puedo sentir su respiración cerca de mi boca, finje dormir, yo sé que miente. Cuando está feliz mueve la cola, cuando esta triste, se acerca cabizbaja, recarga su cabeza en mi cuello, y se hecha esperando que mi mano acaricie su cara.
A lo largo de mi vida, he tenido algunos gatos muy queridos, Forrest me acompaño por casi tres años, recuerdo cuando jugabamos, tenia que ser un felino como él, malumorado y caprichoso, lo miraba retandolo, sin moverme, me recostaba en el suelo esperando que se moviera, para a su vez moverme, un par palmadas en su lomo era la señal para levantarme, y correr por toda la sala, hasta mi recámara, la meta siempre era mi cama, él saltaba de la puerta a la cama, se veía precioso, me mordía, y cuando estaba por atraparle se salia corriendo como loco a la sala.
Mis hermosos gatos, Eder fue un rebelde desde pequeño, hacia berrinches como yo, y si le decían que no hiciera algo, era justamente lo que hacia, pero eso sí, celoso a más no poder, si alguien se acercaba a mi, dejaba en claro quien era el número uno.

Soy una gatita, que entiende el dolor, la alegría, la enfermedad y la soledad, soy tierna, soy cariñosa, pero no siempre, sólo cuando es necesario.